Diciembre, 2012
Kathryn McDermott, subdirectora ejecutiva del puerto de Los Angeles

Puerto de Los Angeles: Entrada a Estados Unidos y Asia

Por Julian Dowling
PrintEnviar a un amigo

En el puerto de contenedores de mayor actividad de América -el Puerto de Los Angeles en la bahía de San Pedro, California-, la velocidad y la eficiencia son el meollo del asunto. Es aquí donde la mayoría de la fruta, vino y otros artículos que Chile exporta a Estados Unidos ingresan al país después de dos semanas en altamar. Una vez descargada, la fruta se puede fumigar, empacar y enviar a los almacenes en Estados Unidos o Asia dentro de dos días hábiles.

Y el comercio con Chile está floreciendo. El comercio bilateral a través del puerto se incrementó en un 28% del 2010 al 2011 en términos de volumen y se ha recuperado a niveles no observados desde antes de la crisis financiera del 2008. En el primer semestre de este año, el comercio con Chile alcanzó los US$456 millones y las exportaciones chilenas correspondieron a cerca de dos tercios de este monto, incluidos US$238 millones en fruta fresca.

Kathryn McDermott, subdirectora ejecutiva del puerto, visitó Chile en noviembre como parte de una misión comercial de Los Angeles. La ejecutiva conversó con bUSiness CHILE sobre las ventajas que implica para los exportadores chilenos el realizar embarques a Los Angeles, incluido su acceso a los mercados asiáticos, y sobre qué está haciendo el puerto para acelerar el procesamiento de artículos perecibles.

¿Cuál es el foco de su visita a Chile?

Se relaciona de manera predominante con el comercio. También estamos haciendo algunos negocios relacionados con la energía y los aeropuertos, pero realmente estamos analizando socios comerciales. El puerto de Los Angeles es la entrada del sur de California para la fruta que Chile exporta a la zona suroccidental de Estados Unidos. De modo que estamos aquí para conversar sobre cómo incrementar el comercio con Chile, tanto en los puertos marítimos como en los aeropuertos.

Ayer visitamos el puerto de Valparaíso, que si bien es mucho más pequeño que el de Los Angeles comparte temas y problemas comunes, tales como el adaptar nuestras instalaciones a embarcaciones más grandes y cómo nos estamos ocupando de nuestras comunidades, incluyendo cosas como el tráfico de camiones y la contaminación. Hemos sido puertos hermanos desde el 2004 y ellos son parte de la iniciativa de la iniciativa Pacific Coast Collaborative que promueve las operaciones portuarias ambientalmente sustentables.

¿Ha cambiado la composición de las exportaciones chilenas en los últimos años?

Estamos viendo más fruta y vino chileno, en particular a medida que aumenta la demanda de fruta fuera de temporada en Estados Unidos. Ha habido un aumento tanto en el volumen como en los tipos de fruta: una de las razones para ello es que los estándares de higiene de Chile son tan buenos que ha podido aprovechar oportunidades de exportación más que otros países. Chile es nuestro trigésimo tercer mayor socio comercial a nivel mundial. China es por lejos el más grande.

¿Cuáles son las principales exportaciones de Estados Unidos a Chile desde el puerto?

La mayor exportación en contenedores desde Los Angeles es la cerveza y la del tipo ale. Una serie de microcervecerías están enviando cerveza hasta acá, de modo que a nosotros nos gusta su vino y a ustedes les gusta nuestra cerveza. Otras exportaciones incluyen repuestos de máquinas, papel de desecho, cartón y electrodomésticos.

¿Cuánto demora enviar bienes desde Los Angeles hasta Valparaíso o viceversa?

Entre 12 y 15 días dependiendo del tipo de embarcación. El tiempo es esencial cuando se lidia con artículos perecibles de modo que tenemos un gran sistema de logística que trae la fruta desde Chile a nuestra bodega especializada en San Pedro. Podemos llevar fruta desde la cosecha el día uno al almacén en el sur de California el día 22.

¿Qué ventajas ofrece el puerto?

Una es la geografía dado que resulta más cerca ingresar a través de este puerto. En segundo lugar, tenemos la capacidad de llevar la carga a la región del sur de California, que tiene una población cercana a los 16 millones de personas. También podemos ponerla en un tren o camión para llevarla al suroeste de Estados Unidos o ponerla en un avión o barco rumbo a Asia. Nuestra ventaja es nuestra proximidad con tantas formas de consumo final.

Además tenemos el aeropuerto muy cerca con vuelos sin escalas a Asia. No hay aviones que tengan la capacidad de volar directamente de Sudamérica a Asia por lo que tienen que parar en alguna parte. Los aviones de pasajeros también pueden llevar carga de modo que tiene sentido, en términos logísticos, pasar por Los Angeles. Claramente somos la mejor solución para llegar a Asia y al suroeste de Estados Unidos.

¿Son las regulaciones aduaneras de Estados Unidos un problema para los exportadores chilenos?

California es un estado muy dependiente en términos agrícolas por lo que el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por su sigla en inglés) es muy estricto cuando se trata de identificar potenciales amenazas. Es nuestro lado el que es muy cauteloso. En términos de tecnología, estamos analizando un nuevo proceso que permite que la carga se quede en el contenedor para ser fumigada y que así no tenga que salir de él. Esto ahorraría tiempo y añadiría valor a nuestra instalación.

¿Hay algún otro desafío para los exportadores?

Le pregunté a alguien de Hellmann’s sobre esto y dijo que el único problema tenía que ver con papeleo no entregado en el momento oportuno. Pero en general nuestra instalación funciona sin mucha burocracia. Es un proceso integrado entre la descarga, la fumigación y el envío a la tienda. Un pequeño porcentaje de la carga recibe una inspección física aleatoria, pero tratamos de ser de valor agregado; si oímos que algo no está funcionando vamos directamente a la agencia federal y vemos si podemos trabajar con ellos: queremos que la carga entre y salga de manera eficiente.

¿Hay algunos meses del año con más actividad que otros?

Sí, de agosto a noviembre es nuestra temporada peak cuando llegan los artículos para Navidad. La temporada de fruta chilena se inicia en agosto con los contenedores de palta y en diciembre el puerto de Los Angeles recibirá los primeros barcos frigoríficos con uvas, paltas y frutas con carozo. La temporada termina en abril.

¿Qué oportunidades hay en virtud del tratado de libre comercio de Chile con Estados Unidos?

Desde que el acuerdo entró en vigencia en el 2004, se ha eliminado cerca del 95% de los aranceles en ambos sentidos. Hemos aumentado el comercio entre nuestros dos países en cerca del 300% desde el 2004, de modo que ha sido fantástico para ambas naciones.

Estamos analizando algunas cosas: una es este nuevo proceso de fumigación. Otra área de oportunidad que vemos está en los electrodomésticos. La clase media de Chile sigue creciendo y está comprando más electrodomésticos, entonces más productos fabricados en Asia o en Estados Unidos podrían enviarse para acá.

También estamos hablando sobre colaboración en materia de energía y tecnología. Los Angeles Mayor's Council on Innovation and Industry, agrupación de emprendedores e inversionistas de capital de riesgo, pronto anunciará una nueva alianza con Start-Up Chile para que las empresas puedan ir a Los Angeles y desarrollar sus productos, y viceversa.

¿Cómo puede ayudar el puerto a las compañías?

Tenemos que hacer un mejor trabajo respecto a encontrar dónde están los sectores de crecimiento, identificar desafíos y ayudar a resolverlos. Por ejemplo, para utilizar mejor tanto el puerto de Los Angeles como nuestro aeropuerto internacional para enviar frutas y verduras a Asia, necesitamos trabajar con el USDA y la Agencia de Aduanas de Estados Unidos a fin de agilizar los procesos y el papeleo para hacer una conexión eficiente entre el puerto y el aeropuerto, de modo que los exportadores chilenos puedan aumentar sus exportaciones a países emergentes de Asia.

¿Cuán importantes son los vínculos con asociaciones comerciales como AmCham?

Estamos aquí para desarrollar relaciones más sólidas con asociaciones comerciales de manera que la próxima vez que tengamos una compañía interesada en hacer crecer su negocio en Chile podamos llamar y preguntar: ¿cuáles son los desafíos y las oportunidades? ¿Tiene sentido esto para ustedes? Una vez que tengamos el feedback, podremos comenzar a trabajar en nuestro lado con el Mayor’s Office y el Departamento de Comercio de Estados Unidos. Se trata de construir una relación con personas. No importa cuán avanzados se vuelvan los computadores, aún se necesita esa relación humana para hacer negocios y el puerto de Los Angeles entiende eso.