Inicio
Abril, 2013

4G: Última Generación de Internet Móvil en Chile

Por Katie Manning
PrintEnviar a un amigo

La Internet móvil como un rayo y con sólida conectividad dondequiera que uno esté -un concierto atestado de gente, un ascensor o en el taco en un túnel- se cierne sobre el horizonte, pero ¿está preparado Chile para sumergirse en el mundo 4G?

Cuando se trata de Internet móvil, lo esencial es la velocidad. Es por ello que las compañías de telecomunicaciones de Chile se preparan para desplegar la cuarta generación de comunicaciones móviles, conocida como 4G, la que promete una conexión de Internet 10 veces más rápida que su predecesora la red 3G, o de tercera generación.

"Va a ser muy, muy bueno tanto para las personas como para las empresas”, señala Gerardo Muñoz, gerente general de Claro Chile, uno de los mayores proveedores móviles del país y propiedad de la compañía mexicana América Móvil. “Básicamente, esto significa más velocidad para navegar en Internet y más velocidad para los datos móviles”.

En el 2011, como parte de su plan para incrementar la calidad y cobertura de los servicios de Internet móvil de Chile, el Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones lanzó una licitación para frecuencias 4G en la banda de 2.600 MHz. Los adjudicatarios -Claro, Entel y Movistar- se anunciaron en julio del año pasado y se les exigió ofrecer servicios 4G al 98% del país para marzo del 2014.

Claro tomó la delantera. La compañía desplegó en marzo un programa piloto de 60 días para someter a prueba el terreno 4G y Muñoz afirma que comenzará a ofrecer 4G a nivel comercial para junio de este año.

“Será una gran mejora para la eficiencia y productividad de los sectores industrial, médico, automotor y más”, sostiene Muñoz.

El Gobierno de Chile espera que la nueva tecnología ofrezca a los chilenos una mejor conexión a Internet, dondequiera que se encuentren, y reduzca el costo de Internet móvil y de línea fija, pero primero es necesario ampliar la red 4G para manejar un mayor número de usuarios.

“Vamos a adoptar de manera incipiente una tecnología que va a cambiar la industria”, dice Claudio Hohmann, ex ministro de Transportes y Telecomunicaciones. “Vamos a ver un montón de nuevos servicios que ahora ni siquiera podemos imaginar”.

Cómo 4G Cambia el Juego

Entonces ¿qué ofrece la tecnología 4G a los usuarios? En parte, más velocidad -la 4G acelera la conexión de Internet de un teléfono móvil para competir con un PC y, a diferencia de la 3G, que separa voz y datos, trata todo como datos.

“Abre un mundo de aplicaciones: telemedicina, ciudades más inteligentes, telecontrol (control remoto), cámaras de seguridad, mapas de seguridad y tráfico”, sostiene el subsecretario de telecomunicaciones de Chile, Jorge Atton.

En Chile, la tecnología 4G entregará velocidades al menos tan rápidas como los servicios de banda ancha de línea fija que actualmente se entregan por DSL o cable a los hogares, según Atton.

La tecnología emplea el sistema LTE (Long Term Evolution), que lanza datos lo suficientemente rápido para ver sin interrupciones videos en YouTube o Skype mientras uno camina por la calle, sin el desfase que puede causar horribles interrupciones en la conversación. Un dedo puede navegar a través de un sitio web interactivo en un teléfono inteligente tan rápido como el cursor en la mayoría de los computadores.

“4G es mucho mejor de lo que la gente tiene en sus casas, de modo que las redes fijas van a tener que redoblar su juego, hacer mejores inversiones y elevar la calidad”, afirma Atton.

La mayor competencia, tanto para proveedores de servicios móviles como de redes fijas, también podría abaratar los servicios de Internet, añade.

Sin embargo, la red 4G aún se encuentra en una etapa de prueba. En la prueba de Claro, cerca de 120 teléfonos en selectos sectores de negocios de Santiago -Providencia, Las Condes y Huechuraba- están probando el pulso y poder de la red.

Más adelante, Santiago y als ciudades costeras de Viña del Mar y Valparaíso serán las pioneras en la tecnología 4G de Claro, seguidas poco después por Concepción en el sur, manifiesta Muñoz.

“Queremos que nuestros clientes se beneficien tan rápidamente como sea posible y que el país entre en esta nueva era de las telecomunicaciones", afirma.

Cobertura Limitada

Desafortunadamente para los primeros en adoptarla, en un principio la tecnología 4G estará disponible en Chile solo en el espectro del ancho de banda de 2.600 MHz, que también es utilizado por la tecnología 3G.

Incluso en esta banda, los teléfonos 4G pueden navegar en Internet y descargar datos más rápido siempre y cuando los teléfonos estén en un área con cobertura y no se estanquen por una multitud de usuarios. Pero en lugares cerrados -dentro de una casa o una oficina- las velocidades estarán por debajo de su potencial. Ello porque las ondas relativamente pequeñas de 2.600 MHz no pueden atravesar edificios tan bien como ondas más largas en la banda de 700 MHz.

Luego está la demanda. Los proveedores de servicio ya tienen dificultades para manejar la cantidad de usuarios en una parte relativamente pequeña del ancho de banda. La recepción también depende de pequeñas antenas que apuntan a zonas de alto uso, lo que significa que las áreas rurales a veces tienen una cobertura irregular.

“Para que Chile realmente experimente la tecnología 4G, necesitamos un ancho de banda que la complemente, permitiéndonos descargar archivos a altas velocidades mientras nos desplazamos”, indica Manuel Araya, gerente de regulación y asuntos corporativos de Entel.

No obstante, Muñoz afirma que las compañías móviles sabían en qué se estaban metiendo cuando entraron en la competencia para proveer 4G. "Con el espectro que el Gobierno nos dio deberíamos poder desarrollar nuestro proyecto e, incluso más, proporcionar un servicio de alta calidad”, sostiene.

Aún así, más del espectro estará disponible para la tecnología 4G. En agosto, el ministerio pretende lanzar una licitación para frecuencias en la banda de 700 MHz. Los adjudicatarios se elegirán a comienzos del 2014 y luego tendrán un plazo de un año para poner todo en marcha.

Una vez que la tecnología 4G pase a esta banda, las compañías tendrán más ancho de banda para manejar más usuarios. Áreas urbanas densas no significarán redes congestionadas. Y, usando menos antenas que antes, la señal llegará a las áreas más remotas en Chile para entregar una conexión sólida con una mayor velocidad.

“El ancho de banda de 700 MHz tiene una disponibilidad mucho mejor para propagar la señal, de modo que cubrirá partes de edificios en donde la señal 3G estaba escondida”, indica Atton.

Además de una mayor penetración, también ofrece cierta continuidad intercontinental. Chile empleará el mismo ancho de banda que la Telecomunidad Asia-Pacífico (APT, por su sigla en inglés), la que incluye a países del Medio Oriente y a lo largo de Asia. Los viajeros entre estos países no perderán su conexión 4G, pero quienes se aventuren a Europa o Estados Unidos -al menos por ahora- verán reducidas las capacidades de sus teléfonos inteligentes 4G.

Para quienes están ansiosos por acceder a la tecnología 4G lo antes posible, comprar un teléfono apto para 4G ahora probablemente signifique que paguen otro cuando el nuevo ancho de banda entre en funciones. En el caso de los usuarios de tecnología 3G, sus teléfonos de todos modos no podrán conectarse a 4G, pero la 3G seguirá operativa durante años.

“Vamos a tener tres redes funcionando (4G, 3G y 2G). Esto es un gran desafío tecnológico”, comenta Muñoz de Claro.

Todos los Circuitos Están Ocupados Ahora

El cambio al ancho de banda de 700 MHz apunta a descongestionar las redes, las que han experimentado un aumento del 105% en el tráfico de Internet desde el 2009, de acuerdo con cifras del Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones.

“Dada la explosión de usuarios que hemos tenido en ciertas áreas, repentinamente estamos bajo presión para incrementar la calidad, la infraestructura y la capacidad de las redes actuales”, sostiene Atton.

En este momento, la cantidad de teléfonos celulares en Chile supera la cantidad de personas: hay 16,5 millones de personas y 24 millones de teléfonos celulares. De esos, 3,4 millones son teléfonos inteligentes, según el ministerio. Y los operadores de telecomunicaciones esperan que esta cifra siga aumentando: la cantidad de usuarios de Internet móvil se dispone a triplicarse para el 2014 y a ser 15 veces más grande para el 2017.

Junto con la absorción de teléfonos inteligentes y computadores tipo tableta, el video streaming y las descargas con estos dispositivos continúan impulsando el crecimiento.

“Como compañía tenemos un tremendo desafío. A nivel mundial estamos viendo un incremento exponencial en el tráfico de datos, el que ha sido denominado el tsunami digital, y Chile no es ajeno a este fenómeno”, afirmó Araya de Entel.

El ejecutivo indicó que la empresa asigna cerca de US$400 millones a redes móviles cada año y que esa cifra continúa creciendo.

Impacto Regional

El crecimiento no se limita a Santiago, donde vive cerca del 40% de los chilenos. “El problema de este alto consumo ha atravesado Chile. No es solo un problema para Santiago”, asevera Atton.

Hohmann indica que expandir la cobertura 4G a casi el 100% del país podría impulsar a las compañías a trasladarse a otras partes de Chile, o al menos a hacer más sencillo el hacer negocios desde áreas rurales.

“Creo que vamos a ver más descentralización en Chile, ciertamente con las compañías y la inversión”, dice Hohmann. “Si uno se traslada a ciudades pequeñas en el norte o sur con 4G, televisión digital y cable satelital, tiene en su casa todo lo que tiene en Santiago”.

Hohmann, quien proviene de Osorno, una pequeña ciudad en la Región de los Lagos de Chile, afirma que antes pocos emprendedores se habrían aventurado a iniciar sus negocios en sus ciudades natales, pero que con la tecnología 4G más de ellos podrían decidir quedarse.

A juicio de Hohmann, esta también podría tener un impacto en la agricultura. Según dice no le sorprendería ver agricultores cargando un iPad, negociando desde los campos utilizando 4G. “Trabajando en el campo, tu productividad sería mucho mayor”, sostiene.

Si bien el salto de la tecnología 4G puede ser sutil -acelerando el ritmo de las descargas de datos- su efecto en las posibilidades de Internet móvil podría ser transformador, cambiando la manera en que los consumidores interactúan con los dispositivos en dondequiera que puedan estar.

“Estamos en medio de la primera revolución de datos, pero no podemos decir cuán lejos o a dónde podría llegar”, sentencia Muñoz.

Katie Manning se desempeña como periodista freelance en Santiago